Categorías
Blog

¿ELIMINACIÓN DE VARICES SIN QUIRÓFANO? ¡CLARO QUE SÍ!

Las varices forman parte de las enfermedades más prevalentes en el mundo occidental. Prácticamente todas las mujeres y un porcentaje elevado de hombres padecen o han padecido a lo largo de su vida algún problema relacionado con la insuficiencia venosa, incluso sin ser conscientes de ello, dado que el dolor venoso puede confundirse con el de otras patologías.

La mayoría de los pacientes con enfermedad venosa aquejan sensación de pesadez en las piernas, dolor al final del día, cansancio, calambres, hormigueos, picor, piernas inquietas, inflamación en tobillos o dolor en esos cordones venosos que sobresalen en las piernas.

El tratamiento de esta patología engloba distintas terapias como son las medidas higiénicodietéticas (control del peso, evitar el sedentarismo, terapia postural…), la elastocompresión o medias de compresión, los fármacos flebotónicos y, antiguamente, la cirugía.

La cirugía tradicional (denominada «fleboextracción) consiste en realizar una herida quirúrgica para “desconectar” la vena que está dando el problema (generalmente las venas safenas interna y/o externa), de su desembocadura en una vena profunda. Después, mediante otra incisión más distal, se extrae la vena desconectada. Se trata de un método efectivo pero no exento de complicaciones, que requiere de anestesia, que conlleva cicatrices y que no permite una pronta reincorporación a la actividad normal.

Gracias a los avances tecnológicos y al uso generalizado del Eco-doppler, el tratamiento quirúrgico de las varices ha cambiado radicalmente en los últimos años. La cirugía convencional puede sustituirse en la mayoría de los casos por las nuevas técnicas endoluminales, esto es, excluyendo la vena dañada de la circulación desde el interior de la misma, de una manera mucho menos invasiva.

Nos referimos a:

· láser

· radiofrecuencia

· cianoacrilato (Venaseal)

Sistema Venaseal

Algunas de éstas pueden realizarse en consultorios, e incluso sin necesidad de anestesia general o regional, y con unos resultados comparables a los de la cirugía clásica.

Las ventajas de estas técnicas son numerosas, con un postoperatorio más llevadero, sin necesidad de ingreso ni de baja laboral en algunas de ellas.

En Instituto Genève estudiamos ecográficamente cada caso para ofrecer al paciente el tratamiento óptimo para su problema, y disponemos de técnicas endoluminales con cianoacrilato (Venaseal), sin necesidad de pasar por quirófano. La incorporación a la vida laboral es inmediata.

Además, ésta es la única técnica que puede hacerse durante el verano, que no precisa del uso de medias tras el procedimiento y que no necesita anestesia.

Si tienes alguna duda pide en cita con nosotros, en Instituto Genéve te atenderemos sin compromiso.

Dra. Silvia Maqueda Ara

Angióloga y Cirujana Vascular